El entierro de Tutankamón: Un vistazo al proceso de enterramiento del faraón

Descubre cómo fue el proceso de enterramiento del famoso faraón Tutankamón, desde la momificación hasta la ceremonia funeraria y la disposición de su tumba en el Valle de los Reyes.

Tutankamón, también conocido como El niño faraón, fue un gobernante egipcio de la 18ª dinastía que reinó durante el período conocido como el Nuevo Reino.

A pesar de su corto reinado y su muerte temprana, Tutankamón se convirtió en uno de los faraones más famosos de la historia gracias al descubrimiento de su tumba en 1922 por el arqueólogo británico Howard Carter.

En este artículo, exploraremos cómo fue el proceso de enterramiento de Tutankamón y las costumbres funerarias del antiguo Egipto.

Preparación del cuerpo para el entierro

Una vez que Tutankamón murió, su cuerpo fue sometido a un proceso de momificación. La momificación era una práctica común en el antiguo Egipto y tenía como objetivo preservar el cuerpo del difunto para que pudiera alcanzar la vida después de la muerte.

Proceso de momificación

El proceso de momificación implicaba varios pasos, que incluían:

  1. Limpieza y purificación del cuerpo: El cuerpo era lavado con agua y aceites aromáticos.
  2. Evisceración: Se extraían los órganos internos, como los pulmones, el estómago, el hígado y los intestinos, a través de una pequeña incisión en el lado izquierdo del abdomen. El cerebro se extraía por la nariz usando ganchos especiales.
  3. Desecación: El cuerpo se cubría con natrón, un tipo de sal, durante aproximadamente 40 días para eliminar la humedad y evitar la descomposición.
  4. Relleno y modelado del cuerpo: Se rellenaba el cuerpo con lino, serrín, arena y otros materiales para darle una apariencia más realista.
  5. Envoltura: El cuerpo se envolvía en numerosas capas de vendajes de lino, a menudo con amuletos y joyas colocados entre las capas para proteger y adornar al difunto.

La tumba de Tutankamón

La tumba de Tutankamón, conocida como KV62, fue descubierta en el Valle de los Reyes, cerca de Luxor, Egipto. La tumba es bastante pequeña en comparación con las de otros faraones, lo que sugiere que su muerte fue inesperada y el proceso de enterramiento fue apresurado.

Disposición y contenido de la tumba

La tumba de Tutankamón consta de cuatro cámaras principales:

  1. Antecámara: Esta cámara contenía objetos de la vida cotidiana del faraón, como carros, arcos y muebles.
  2. Cámara funeraria: Aquí se encontró el sarcófago de Tutankamón, que contenía tres ataúdes anidados. El ataúd más interno estaba hecho de oro macizo y contenía la momia del joven faraón.
  3. Cámara del tesoro: Esta sala estaba llena de objetos preciosos, como joyas, amuletos, vasos canopos y la famosa máscara funeraria de Tutankamón, hecha de oro y decorada con piedras semipreciosas.
  4. Anexo: Este espacio estaba lleno de objetos utilizados en la vida diaria y en las ceremonias religiosas, así como de alimentos y vinos destinados a sustentar al faraón en el más allá.

Ceremonia de entierro y el «rito de la boca abierta»

Antes de que la tumba fuera sellada, se llevó a cabo una ceremonia funeraria llamada rito de la boca abierta. Este ritual tenía como objetivo restaurar los sentidos del difunto y garantizar su capacidad para comer, beber y hablar en el más allá. Durante la ceremonia, un sacerdote realizaba varios actos simbólicos, como tocar la boca y los ojos de la momia con herramientas especiales, mientras recitaba fórmulas mágicas.

La maldición de Tutankamón

Después del descubrimiento de la tumba de Tutankamón, surgieron rumores sobre una supuesta maldición que afectaba a aquellos que entraron en la tumba.

Varias muertes y enfermedades inexplicables de personas relacionadas con la excavación alimentaron estos rumores. Sin embargo, no hay evidencia científica que respalde la existencia de una maldición.

Es más probable que las muertes y enfermedades fueran el resultado de infecciones y enfermedades comunes de la época.

Importancia del descubrimiento de la tumba de Tutankamón

El descubrimiento de la tumba de Tutankamón fue de gran importancia para el estudio del antiguo Egipto. La tumba estaba casi intacta cuando fue descubierta, lo que proporcionó una visión única de las prácticas funerarias y la vida del faraón.

Además, los numerosos artefactos encontrados en la tumba han ayudado a los arqueólogos y egiptólogos a comprender mejor la cultura y las creencias del antiguo Egipto.

Conclusión

El proceso de enterramiento de Tutankamón refleja las creencias y tradiciones del antiguo Egipto en relación con la muerte y la vida después de la muerte. Aunque la tumba de Tutankamón es más pequeña que la de otros faraones, su descubrimiento ha proporcionado una gran cantidad de información sobre la cultura egipcia y ha capturado la imaginación del público en todo el mundo. El legado de Tutankamón sigue siendo un tema fascinante de estudio y debate entre arqueólogos, historiadores y entusiastas de la historia.

Scroll al inicio