Las Clases Sociales en el Imperio Romano: estructura, jerarquía y vida cotidiana

Descubre cómo era la sociedad en el Imperio Romano, su jerarquía, estructura social y aspectos destacados de la vida cotidiana en este detallado artículo.

La civilización romana antigua surgió de una mezcla de diversas culturas. La ciudad de Roma comenzó como un grupo de pequeñas aldeas ubicadas en las colinas sobre el río Tíber.

Para el año 600 a.C., estas aldeas se habían convertido en una ciudad-estado sofisticada, gobernada por un rey. En esta ciudad-estado nació la primera pirámide de clases sociales romanas.

Varios reyes gobernaron antes de ser derrocados por un grupo de aristócratas romanos en el año 509 a.C.. Tras el éxito del golpe, nació la República Romana. Los aristócratas desarrollaron lo que se conoció como el senado y gobernaron Roma.

Pirámide de Clases Sociales Romanas

Dentro de la República Romana y, más tarde, el Imperio Romano, se desarrolló una pirámide de clases sociales con divisiones estrictas influenciadas por el antecedente familiar, la riqueza y el género.

Era muy raro que las personas se movieran entre los diferentes niveles de la pirámide, aunque no imposible. Debido a esto, a veces hubo revueltas cuando las clases se sentían enojadas o en desacuerdo.

Los historiadores ahora usan una pirámide para representar la sociedad romana, mostrando que la mayoría de las personas dentro de las fronteras romanas pertenecían a las clases bajas.

Estas tenían muchos menos derechos en comparación con los más altos en la pirámide, y sus vidas eran mucho más difíciles.

Clases Sociales en la Pirámide Romana

Emperador: Bajo el Imperio, era la persona más importante y no podía ser cuestionado.

Senadores: Un pequeño grupo de hombres que escribían y discutían leyes y reglas en el senado. Provenían de familias ricas y llevaban una franja ancha en su toga para identificarse.

Equites: Hombres de clase alta/media, a menudo comerciantes o militares, descritos como ‘caballeros’. Llevaban una franja estrecha en su toga para emular el estilo de los senadores.

Plebeios: La clase común, que incluía a todos los ciudadanos libres nacidos en Roma. Incluía desde trabajadores no calificados, agricultores y marineros hasta comerciantes y artesanos.

Latinos: Clase similar a los plebeyos, pero para ciudadanos libres nacidos fuera de Roma, en otras partes de Italia. Tenían derechos similares a un ciudadano romano.

Extranjeros: Cualquier habitante libre del vasto Imperio Romano fuera de Italia se consideraba ‘extranjero’. Esta clase solo obtuvo la ciudadanía en el siglo III d.C.

Libertos: Incluye a todas las personas esclavizadas que habían sido liberadas por su amo. Tenían pocos derechos en comparación con un ciudadano romano.

Esclavos: Incluía a un gran número de miembros no libres de la sociedad romana. Eran propiedad de un amo y no tenían derechos.

Vida como Persona No Libre

Los esclavos eran una vista común en la ciudad de Roma y en todo el territorio romano. Un ciudadano romano rico podría poseer hasta 400 o 500 esclavos. Los trabajos que podían realizar eran variados:

  • La mayoría de los esclavos trabajaban como obreros, construyendo edificios, caminos y templos.
  • Algunos trabajaban en hogares, cocinando, limpiando y cuidando a los niños.
  • Los esclavos griegos eran usados como maestros para los hijos de ciudadanos ricos.

Los esclavos eran considerados propiedad y podían ser comprados y vendidos. No tenían derechos, y la vida podía ser brutal para aquellos que rompían las reglas o eran considerados ‘no calificados’.

Vida como Persona Libre

Aparte de los esclavos, los plebeyos eran el mayor grupo demográfico de la pirámide de clases sociales romanas e incluían las subclases de ‘latinos’ y ‘extranjeros’.

Eran la clase trabajadora de la sociedad romana, incluyendo agricultores, panaderos, herreros, constructores, artesanos y tenderos.

A diferencia de las clases altas y los emperadores famosos, los historiadores saben poco sobre la vida diaria de los plebeyos porque pocos sabían leer o escribir, y no pudieron registrar o preservar sus experiencias.

En lugares como Pompeya, podemos vislumbrar la vida de un ciudadano romano trabajador.

Duración del Imperio Romano

¿Cuánto tiempo duró el Imperio Romano? Es una pregunta difícil de responder porque, tras la caída del Reino de Roma, la República se mantuvo en el poder durante varios cientos de años. Durante estos más de 500 años, la sociedad romana se convirtió en una compleja red de costumbres, tradiciones y clases sociales.

La República Romana dio paso al Imperio Romano cuando Julio César se negó a devolver el poder militar y marchó sobre Roma. T

ras una guerra de dos años, derrotó al senado y se convirtió en ‘dictador’ de Roma, cambiando el equilibrio de poder en la pirámide de clases sociales romanas, aunque fue su sobrino quien primero fue reconocido como ‘emperador’.

Algunos historiadores argumentan que la destrucción de Roma fue provocada por los visigodos germánicos en el 410 d.C. Este ataque dividió el imperio en Este y Oeste.

En los años que siguieron, el imperio occidental nunca pudo restaurar su poder. Sin embargo, el Imperio Romano de Oriente continuó gobernando muchas tierras hasta 1453 d.C., cuando Constantinopla fue destruida.

Scroll al inicio